Archivo del sitio

#Opinión: El niño que limpiaba la tumba de la abuela de Chávez

GMVV

Tras obtener mayoría en la Asamblea Nacional venezolana, la derecha aprobó en primera discusión la “Ley de Otorgamiento de Propiedad a los beneficiarios de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV)”, una normativa que deja en evidencia sus intereses al establecer medidas de corte neoliberal que mercantilizan la vivienda (una necesidad humana) en beneficio del mercado y detrimento de las familias.

La Gran Misión Vivienda Venezuela fue creada por el Comandante Hugo Chávez para dignificar al pueblo venezolano, víctima de las fuertes lluvias que dejaron sin hogar a miles de familias en el año 1999, pero además a través de este programa social se ha logrado saldar una deuda social con quienes toda su vida han sido mano de obra calificada para la construcción de casas, edificios, centros comerciales y otras estructuras para el capital, pero jamás tuvieron las condiciones para construir e idear su propio hogar.

Tal como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (creada también en Revolución), en su artículo 82 “Toda persona tiene derecho a una vivienda adecuada, segura, cómoda, higiénica, con servicios básicos esenciales que incluyan un hábitat que humanice las relaciones familiares, vecinales y comunitarias”

Por eso por ahora son un millón de viviendas las que ha construido el Gobierno Bolivariano hasta el año 2015, y 513.940 mil las que se estiman construir este 2016. Además, son 512 mil las que serán rehabilitadas con la Gran Misión Barrio Nuevo Barrio Tricolor. No sólo son recursos, terrenos y materiales; son miles de sonrisas victoriosas, tiempo invertido en la construcción de un modelo distinto de convivencia, una idea diferente de comunidad, es el esfuerzo de los trabajadores y trabajadoras que edifican para sus iguales, para si mismos.

Pero aun así la Ley de Propiedad planteada por la derecha “deroga parte de la estructura jurídica que sustenta la construcción de viviendas por parte de las organizaciones populares, además se mercantiliza el suelo urbano y se deroga la ley del justo precio que calcula el valor de las tierras donde se están construyendo urbanismos de la GMVV dejando el precio a merced del mercado especulativo”, explica Rigel Sergent, dirigente del Movimiento de Pobladores y Pobladoras y vocero del Movimiento de Inquilinos en Venezuela, quienes proponen la Propiedad Colectiva y Autogestión como vía socialista para la seguridad social de la familia y el derecho al uso comunal de las viviendas.

Esta propuesta ya fue presentada a las autoridades por parte de los pobladores y consiste en la “Transferencia en Propiedad Colectiva de los terrenos y edificios del Movimiento de Pobladores” y que además se extienda al resto de la GMVV. Es decir, se plantea “la necesidad de promover en el marco de la GMVV, diversas formas de propiedad y tenencia social de la tierra y la vivienda, alternativas a la forma tradicional de propiedad privada individual burguesa a través de la propiedad social directa e indirecta, propiedad colectiva, comunal, multifamiliar o familiar. Lo cual se traduce legalmente en el otorgamiento de un “derecho a uso” a la “comunidad” sobre los bienes de uso común y colectivo, y un derecho a uso “exclusivo” a las familias sobre el espacio familiar.

Para ello es necesario por parte del Gobierno Bolivariano adelantar y acelerar los procesos de transferencia a los habitantes de la GMVV, Campamentos de Pioneros, al pueblo, y a la comunidad organizada vía autogestión.

En este sentido, es necesario aclarar que a los beneficiarios de la GMVV se les hace un estudio socioeconómico para poder saber sus condiciones e implementar un sistema de pago justo que no afecte su bolsillo, en un periodo de tiempo determinado. Por otra parte, los ciudadanos beneficiados a través del proceso 0800 Mi Hogar creado para aquellas personas estables monetariamente o la denominada clase media, que a través de la banca pública obtienen un crédito y cancelan mensualmente un monto justo por su hogar, entendiendo que el pago justo permitirá que la misión continúe con la elaboración de más viviendas para el pueblo.

Cabe mencionar y reflexionar sobre ¿Qué pasaría si a las viviendas de la GMVV les impone el precio el mercado capitalista? Para nadie es un secreto que la creación de los barrios en nuestro país es consecuencia de la desigualdad social y que actualmente la Cámara Inmobiliaria y de construcción junto a sus agentes Century 21, Re/Max, Codwell Banker, entre otros, venden a precios especulativos la vivienda porque para ellos representa un negocio más.

Allí podemos plantearnos también que pasará con los inquilinos e inquilinas que viven constantemente el asedio de su arrendador, además de humillaciones e imposiciones deshumanas por parte del propietario que impone el precio del alquiler a su antojo aun con la existencia de una Ley de Arrendamiento impulsada por el poder popular y aprobada en Revolución.

Entonces al escuchar a la Alcaldesa derechista de Maracaibo, Evelyn Trejo de Rosales, decir que “la gente tiene derecho de vender o de hipotecar su casa si le da la gana, porque esas casas son de ellos” debemos darnos cuenta que no sabe lo que representa para nosotros, los menos favorecidos, tener un techo donde llegar, donde ver crecer a sus hijos sin que los boten de la casa porque lloran mucho o llegar un día y conseguir todas sus pertenencias en bolsas negras de basura. Quien ha pasado trabajo por no tener vivienda, sabe que estos ejemplos se quedan cortos ante la realidad. Es válido preguntarle ¿Quién construyó la casa donde vive usted?, ¿Cree que la mano de obra barata que le construyó la casa tiene el mismo derecho que usted de poseer una y además en la ciudad?, ¿Cómo usted le dice a un ser humano que le ha costado sobrevivir en medio de un gobierno que se olvidó de su pueblo durante la Cuarta República y que es discriminado por esas constructoras que idean las urbanizaciones para los ricos (porque los pobres son los sirvientes)  que venda su casa sin importar su familia ni su comunidad?, peor aún ¿Cómo usted considera la hipoteca para la vivienda y/o el hogar de un venezolano? ¿Importa más beneficiar a la banca?

Por eso, la vivienda en Venezuela con esa ley planteada por la oposición deja de ser un sueño hecho realidad y ser convierte en un imposible para la mayoría. Recordemos las confidencias del alma de nuestro Chávez:

“Hace un año fui también a darle una corona a mi abuela, y llegó un niño y me dijo: “Chávez, yo vivo limpiando tumbas y no tengo casa”. Pero ayer lo volví a ver y me dijo, con una sonrisa de oreja a oreja: “Chávez, gracias, tengo casa, mira allá se le ve el techo”. Tiene techo rojo la casa. El niñito tiene casa, hermano, con su mamá y su papá y dos niñitos más, que están ahí, todos limpian tumbas. Esa vez lo agarré y le dije: “¿No tienes casa?” ¡Claro!, son tantos los que no tienen casa ¡Dios mío! ¡Ojalá uno pudiera arreglar eso rápido y para todos los niños de Venezuela! Le pedí a todos que se unieran para atender el caso del niño, porque él me dijo con aquellos ojitos: “Chávez, no tengo casa. Chávez, yo quiero estudiar”, “Chávez, mi mamá está pasando hambre”, y bueno, me dijo tantas cosas con aquellos ojitos que me prendió el alma. Y les dije, miren, hagan un estudio social. Y ya tiene casa el niño y se le ve el techo rojo. “Allá está. Chávez, visítame”. Y yo le dije: “No tengo tiempo papá, pero otro día voy”. ¡Ojalá pueda visitarlos algún día!”

Con la derecha el niño que limpiaba la tumba de la abuela Rosa del Comandante Hugo Chávez, no podría crecer feliz, seguro, cómodo y con todos los servicios básicos necesarios para su desarrollo. Por él y por todos los niños de la patria: Defendamos los techos dignos construidos en revolución, y quien todavía no tiene vivienda, tranquilo, tiene chance, construya organización, conciencia y dele que la pelea es bloque a bloque.

 

 María Gabriela Rodríguez

Militante de Avanzada Popular

A %d blogueros les gusta esto: