Archivo de la categoría: Noticias

Declinar el socialismo es declinar el legado de Chávez

Hemos observado en los últimos días, planteamientos desde diversas vocerías del chavismo oficial, coincidiendo en una idea fundamental: Favorecer la gestión privada de las empresas, diálogo con el poder económico capitalista y ventajas para el sector empresarial, que incluye entre otras cosas, subsidios, financiamiento y otros tratos preferenciales. En esa línea escuchamos a Freddy Bernal y al gobernador del Táchira, entre otros. Sobre eso queremos opinar y aportar nuestra reflexión fundamental al respecto, partiendo de una premisa sustancial en lo político, económico y ético: declinar el socialismo es declinar el legado de Chávez.

El Comandante Chávez que una vez levantó el discurso de “Polos de equilibrio” y que habló de un “capitalismo más humano”, después de un amplio proceso de estudio de la realidad, luego de años de estudio y reflexión, pero sobre todo, después de haber vivido en carne propia la violenta reacción de una burguesía latinoamericana pérfida, improductiva y con arraigo en el puro interés especulativo, terminó concluyendo que la única vía para superar la pobreza es el camino del socialismo. No fue sino la misma clase capitalista la que le enseñó al Comandante Chávez que cualquier avance en el camino de construir una sociedad más justa, implicaba afectar grandes intereses del capital centralizado y concentrado de pequeñas castas oligopólicas, es decir, una economía que funciona con el trabajo de muchos pero que concentra la ganancia y el poder en pocas manos.

Fue el mismo Comandante Chávez quien luego de sufrir un golpe de Estado y un paro patronal que pretendió chantajear violentamente a las mayorías y aniquilar operativamente al gobierno bolivariano, dedicó su dirección económica a la tarea de recuperar empresas que, o bien habían sido abandonadas por empresarios de todas las latitudes luego de exprimir todo su potencial, o bien debían volver al control soberano por ser empresas estratégicas como PDVSA, CANTV o la empresa eléctrica.

Quienes pretenden hoy, bajo la bandera del chavismo, restaurar ventajosas condiciones para el capital privado, desconocen o complacen el poder de estas castas que dominan sectores enteros de la economía y desvían la atención de una clave fundamental para entender la economía como una totalidad, que son el conjunto de relaciones sociales en torno a la producción y reproducción de la vida en sociedad y su influencia en el imaginario social, en los valores e instituciones constituidas.

ChC04Q6UYAAZYpO.jpg

El Comandante Chávez, posicionó en la conciencia del pueblo venezolano y latinoamericano, el concepto de la propiedad social como una alternativa a la hegemónica propiedad privada sobre medios de producción fundamental, es decir la gran propiedad que se amasa sobre la ruina de otros. Porque tal como han descrito los clásicos del marxismo, las relaciones de propiedad son la expresión jurídica de las relaciones sociales de producción existentes en una sociedad.

Desconocen los voceros convertidos al capitalismo “bueno” o “popular”, que precisamente son esas relaciones sociales de dominación, basadas en todas las formas de explotación, las que generan la pobreza, y no el socialismo; que el período de mayor holgura para el pueblo venezolano fue el período en que más se avanzó de la mano del Comandante Chávez, en transformar las relaciones sociales de producción capitalistas, en intervenir en la dinámica de mercado a favor de los más pobres, en atacar el latifundio y los monopolios, en ocupar empresas que fueron abandonadas con todo y trabajadores/as cuando al capital les dejaron de ser rentables. Desconocen que políticas sociales como la Misión Vivienda, solo han sido posibles una vez que fueron nacionalizadas empresas cementeras, entre otras, que son fundamentales para el desarrollo de vivienda e infraestructura.

A la vez, confunden estos voceros las razones del fracaso de algunas (¿cuáles?) de estas empresas, adjudicando a la propiedad social lo que es propio de una administración pública burguesa que trata de ser una mala copia de la gestión privada pero sin los controles necesarios, además apalancados en el ingreso petrolero; cuando de lo que se trató siempre fue de que la clase trabajadora formada y capacitada para dirigir el proceso productivo, tomara las riendas de lo que ya hacía funcionar con su trabajo pero para engordar a otros. Llama la atención que Bernal adjudique un papel “táctico” y “coyuntural” a los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción), cuando son más bien el germen de un nuevo modelo de distribución y producción apalancado en el pueblo. No es el Poder Popular una idea táctica en Chávez, sino la permanente estrategia de combate y superación del viejo Estado y sus anquilosadas dinámicas que se adaptan al poder económico y defienden sus privilegios.

Tocaría preguntarles a estos voceros, que a tres años de la desaparición física del comandante Chávez y ante la ofensiva de la derecha, ya reniegan de sus postulados fundamentales, si la empresa privada que quebró VIASA, SIDOR, CNV, VENEPAL, Banco Federal, entre muchas otras, es realmente eficiente y en qué. Preguntamos más, cuál eficiencia, eficiencia de producir para quién, bajo qué lógica. Si no entendemos la producción como un proceso relacionado a una totalidad de relaciones, seguiremos en el extravío que nos ha llevado a este atolladero, seguiremos ayudando a nuestro verdugo y desmoralizando a nuestra base fundamental que es el propio pueblo.

Ante esto, desde el Colectivo de Trabajo Revolucionario Avanzada Popular, con respeto a la dedicación y aporte histórico de compañer@s protagonistas de la Revolución Bolivariana, hacemos el llamado a la contra-ofensiva ideológica ante la gran campaña que ha permitido salvar los privilegios de una casta que se enriqueció a costa del pueblo venezolano.

El problema fundamental de la economía no es, sólo y pragmáticamente, quién produce, sino también para qué y para quién. Hay que llamar a las cosas por su nombre. Lo que ha empobrecido al pueblo no ha sido más socialismo, sino ausencia de él. Ha sido la concesión al capital privado, a la especulación, la fáctica liberación de los precios de productos fundamentales, el respeto a los monopolios que nos han chantajeado durante dieciséis años, el uso conveniente de las divisas para financiar la producción no regulada, la creación de un mercado paralelo donde no tienen que respetar ninguna ley, la desviación de la materia prima a las líneas de producción que generan más ganancia para los dueños de esas empresas, etc. Ha sido el capitalismo lo que ha golpeado el salario del pueblo y no el socialismo. Todos los trucos y artimañas capitalistas en los últimos tres años, existen bajo la lógica capitalista y su afán de máxima ganancia bajo cualquier forma de minimizar costos; por eso se produce menos agua mineral y sin embargo se derrocha cuatro veces más agua produciendo refrescos que no tienen precio regulado. No importa a los dueños de estas empresas, porque no es parte de su lógica, si el pueblo venezolano muere de sed o muere de diabetes consiguiendo solo refresco en locales y tiendas convencionales, le importa usar un recurso natural (que debe ser social) como el agua, en lo que le genere mayor ganancia. Bajo esta lógica ¿de qué desarrollo hablará Bernal, Vielma Mora o cualquier otro reconvertido?

Conindustria.jpg

Quién va a sacar adelante las empresas ¿Lorenzo Mendoza y Grupo Polar?, ¿que en toda su existencia no desarrolló el campo venezolano, que aún hoy procesa el maíz blanco que es un rubro importado en vez de materia prima nacional, que vendió la marca registrada PAN a testaferros en América del norte para justificar su solicitud de divisas, la misma empresa que factura (o sobrefactura) la cebada más cara que el precio promedio internacional?

Si renegamos del cambio de modelo de sociedad, además le asignamos al pueblo un papel instrumental en una coyuntura para que nos saque de aprietos y luego de nuevo le damos un papel de espectadores, ¿de qué Legado de Chávez hablamos? Luchar contra la restauración de los López-Mendoza, Branger, Phelps, Capriles, Machado, Zuloaga y sus hijos armados por los gringos, comienza por luchar contra las ideas contrarias a la Revolución Bolivariana, o si no, iremos por el derrotero de un proceso que no puede salvarse bajo reglas de un sistema que controlan unos pocos. Pregúntese usted quién ha ganado y quién ha perdido con este chantaje económico contra el pueblo y tendrá respuestas.

¡Chavismo es socialismo y propiedad social!

¡Hora de contra-ofensiva chavista o tendremos derrota estrategíca!

“En el capitalismo domina, se convierte en hegemónico, las relaciones de propiedad privada, en el Socialismo no (…) estamos planteando un modelo económico donde debe imponerse la hegemonía de la Propiedad Social de los medios de producción, no de la propiedad privada, de la propiedad no social (…) o nos vamos por el capitalismo que es el sistema no social, o nos vamos por el camino del Socialismo, por el sistema que se fundamenta en la hegemonía de la Propiedad Social de los medios de producción. Ese es el camino por donde vamos nosotros construyendo la Patria Socialista”.

Hugo Chávez Frías

 

El Nombramiento del Gabinete y el Rumbo Estratégico:

            El Nombramiento del Gabinete y el Rumbo Estratégico:

Mucho se opina sobre la composición del gabinete Presidencial y el perfil o trayectoria de las y los ministros recién nombrados o ratificados. Sobre un mismo personaje pueden diferir radicalmente las opiniones en el seno del chavismo. No obstante, en medio de la coyuntura que vivimos y el enfrentamiento encarnizado que tenemos los pueblos con el capital y el fascismo, nos parece importante aportar elementos de caracterización y de orientación sobre las esperadas designaciones.

1.- Ninguna designación cuenta ni contará con el apoyo total y absoluto del chavismo, salvo casos puntuales de servidores/as y liderazgos ampliamente reconocidos, casi cualquier nombramiento gozará de espaldarazos y de detractores según el cristal con que se mire, no sólo desde el punto de vista de la capacidad de “gestión” individual, sino de los intereses de clase que representa. Es el chavismo un bloque diverso en el que coinciden posturas nacionalistas, institucionalistas, socialistas y comunistas, en su mayoría coincidentes con la construcción de una nueva sociedad y la resistencia ante la hegemonía imperialista, pero aún con diversas formas de comprender el horizonte estratégico y de dirigir esta etapa de transición. Según las circunstancias, esa composición expresará una determinada correlación de fuerzas entre los sectores que disputan el proyecto de sociedad a lo interno del chavismo.

2.- En este momento dos ejes de inflexión sobre el cual diverge la sociedad venezolana y mundial, son, por un lado, el concepto de democracia y su reflejo en el modelo de Estado y, por otro, el modelo de economía que debe prevalecer para que las sociedades puedan tener desarrollo humano y el planeta y la vida en él no sean destruidos.

3.- La Revolución Bolivariana, tiene por lo menos tres tareas centrales para enfrentar el reto de la supervivencia y la superación de las trampas que el capital ha tendido a los procesos de cambio sociales que se posicionaron a nivel político en Nuestra América. Uno, construir un modelo de Estado y de gestión realmente democrática, participativa y protagónica, evitando toda burocratización de las políticas revolucionarias; 2) Transformar las relaciones económicas generales hacia una sociedad productiva, planificada, cooperativa y altamente consciente, es decir, superar el capitalismo; y 3) Encarnar lo que se pregona. Predicar con el ejemplo y construir una vanguardia colectiva sobre la base del trabajo diario, el desprendimiento y la verdadera ética revolucionaria, lo que el Che llamó el hombre y la mujer nueva, una nueva base cultural y humana que nos eleve por sobre la rapiña y la descomposición acelerada que el sistema hegemónico ha impuesto.

4.- La coyuntura que nos llevó al 6 de Diciembre, demostró que es necesario situarse en las prioridades y demandas urgentes del pueblo de a pie, como ha sido la necesidad de vencer definitivamente la insurrección capitalista conocida como “Guerra Económica”. No podemos seguir eludiendo la urgencia, desviando la atención sobre otros temas como la defensa de la soberanía. La preocupación del pueblo trabajador es resolver la hiperespeculación que le roba el salario y la escasez programada de productos. De otra forma, la burguesía usará todo su control sobre la economía y toda la hegemonía comunicacional para confundir aún más al pueblo mientras lo empobrece, y este gobierno dejaría de tener sentido, si la misión que el pueblo le dio en el año 98, no la cumpliera más. Entonces sí que sería el fin de la Revolución y seríamos derrotados de peor forma.

5.- Así dicho, nos parece que es importante ser críticos con los nombramientos en particular y darle lectura estratégica al gabinete en general. En ese sentido, debemos ser duramente críticos con el reciclaje de algunas figuras cuestionadas por el movimiento social, así como actores que han sido duramente denunciados. No basando esta crítica en ataques personales y chismes de pasillo, sino tratando de objetivar a lo máximo las calificaciones de algunas políticas. Por ejemplo, tenemos un ministro de cultura que -sin negar los talentos personales- hizo dos magnos eventos pagando en dólares a artistas del show bussines que atacaron a la Revolución Bolivariana e incluso hablaron pestes sobre el gobierno en el mismo evento para el que los contrataron (habría que ver si hacen lo mismo cuando les contratan empresas privadas de entretenimiento).

Como parte del gabinete económico, identificamos una diversidad de factores que señalan que fue necesaria la conciliación con sectores empresariales para presentar al país un nuevo gabinete en medio de un serio revés económico al cual no le hemos dado salida revolucionaria y del debilitamiento de la legitimidad política, en particular los responsables de las carteras de Comercio e Industria (Miguel Pérez Abad- empresario, ex Presidente de Fedeindustria) y de Banca y Finanzas (Rodolfo Medina, economista de postura liberal) fueron aplaudidos y saludados por cierta derecha “intelectual” y uno de ellos por el actual Presidente de Fedecámaras, la principal patronal de Venezuela, Francisco Martínez. Señales a considerar.

Por otro lado, vemos a responsables de la juventud provenientes de un sector clientelar, que más que captar a la juventud, ha cooptado liderazgos jóvenes para convertirlos en fieles burócratas aspirantes a ministros, sin potenciar ninguna lucha social concreta, ni siquiera por las reivindicaciones elementales de este sector, representando así, el fracaso sistemático en el arte de enamorar a la juventud venezolana. Mientras, la derecha posiciona su discurso de rebeldía juvenil guarimbera, para llevar al trono a Ramos Allup.

6.- Hay señalamientos concretos que pensamos se deben hacer sin lesionar integridades y con altura política, pero hacerlos al fin, pues, poco sentido tiene que se generen estructuras de participación si las decisiones en definitiva, no son vinculantes. Incluso cabe proponer mecanismos para definir aspirantes o postular liderazgos desde las instancias de participación popular, como los mismo Consejos de Gobierno Popular o el Parlamento Nacional Comunal, empezando por la responsabilidad de la cartera de Comunas y Movimientos Sociales, entre otras.

No obstante, también es preciso viendo la totalidad, apreciar algunos elementos, como son la inclusión de algunas camaradas comprometidas y revolucionarias en el área de la salud y de la agricultura, pero sobre todo, apreciar la designación de liderazgos de la talla moral y la experiencia de Aristóbulo Istúriz para la principal Vice-presidencia, que es la ejecutiva. Justamente, uno de los poquísimos que tuvo el gesto de reconocer como revolucionario, los errores cometidos a nivel de la dirección de la Revolución y poner en una demostración de humildad, su cargo a la orden. Pensamos que es un buen perfil para rearticular la contraofensiva popular a paso seguro.

Nos parece fundamental el nombramiento del Profesor y camarada, Luis Salas. Quien durante los últimos tres años trabajó afanosamente para desenmarañar la tramoya de la burguesía contra el pueblo venezolano, de los pocos que planteó argumentos y respuestas a las mentiras que logró posicionar la derecha, incluso con voceros economistas neoliberales dentro del chavismo, sobre las verdaderas causas y responsables de la crisis económica. Es además la responsabilidad de la dirección estratégica de la economía para el salto hacia el socialismo. Cosa que evidencia voluntad para presionar y avanzar hacia la ruptura con el modelo capitalista en que reposa el control de procesos fundamentales, en oligopolios y pequeñas castas oligárquicas relacionadas y camufladas, que responden a una lógica esencial: La máxima ganancia a costa de lo que sea, amasar fortuna sin trabajar, ni producir.

El compañero Luis Salas ha venido desmontando “falsos positivos” sobre la economía, que pretenden velar los intereses reales que determinan el juego económico. Por ejemplo, al develar que la “inflación” es un tecnicismo usado para ocultar las ofensivas de acumulación capitalista a través de la especulación, que golpea y devalúa el salario de los más humildes. Esto nos parece fundamental si nos comprometemos con defender el Legado de Chávez, ya que, lo que ha venido pasando es que tras múltiples apuestas conciliadoras con expertos vitalicios en pactos, la burguesía solo ha ganado tiempo y recibido recursos mientras dispara los precios sin límite y chantajea a la sociedad.

Los resultados del 6D, son consecuencia de correr la arruga y depositar la dirección de la economía en sectores que creen que es posible la colaboración entre clases. El resultado es claro, la burguesía no abandonará su proyecto histórico. Es hora de que el chavismo se reafirme también en el suyo.

No en vano, vemos ya, a escasos cuatro días del nombramiento del camarada Luis Salas, feroces ataques de la BBC, de los voceros de la MUD, de articulistas en páginas digitales y hasta fotomontajes con burlas, descalificaciones y ataques personales basados en más de lo mismo: racismo, odio de clase, subestimación de su capacidad y formación académica, etc. Lo que dice que vamos por buen camino. La burguesía teme que la Revolución posicione como solución para acabar con el problema económico, precisamente la sustitución de las mafias parasitarias importadoras y el control popular de la economía que apalanque un nuevo modelo productivo, lo que completaría una contraofensiva real de la Revolución.

Por eso, llamamos al movimiento popular a no dejarse desviar ni desorientar. Debemos apalancar como Poder Popular, como poder originario cualquier política revolucionaria. Las revoluciones en definitiva, no las hacen los gabinetes, sino los pueblos organizados y movilizados. De ahí que más que nunca debemos apoyar y defender cada paso hacia el socialismo y valorar la contradicción principal del momento, para avanzar en lo estratégico y ganar también, junto a Nicolás Maduro, la batalla interna por la definición del rumbo de esta transición. No faltarán los que intenten desacreditar y descalificar a quienes promuevan cambios verdaderos y rupturas con sectores de poder fosilizado. Y ahí estaremos, el Pueblo de las Dificultades, para enfrentarlos y desenmascararlos.

 

                                 ¡Resistir, Avanzar, Ofensiva Popular!

                                       ¡Restea@s con Maduro!

Colectivo Revolucionario Avanzada Popular, Comunidad Socialista Guerrera Ana Soto, Comité de Tierra Urbana “Bolívar, Chávez y Martí”, Fuerza Comunera, Chávez Nuestro, Patria Viva Insurgente, Frente Socialista Revolucionario “Bolívar, Zamora y Chávez”, Consejo Campesino Argimiro Gabaldón. Sabana Alta. Lara, Consejo Campesino  Los Rieles. El Piñal. Lara, Fundación Caminos Verdes. Portuguesa, Colectivo de Lucha de  Trabajador@s de la Educación. Lara, Comuna José Torbello. Mucipio Torres. Lara, Comuna Minas de Buria. Lara, Comuna Revolucionarios de Buria. Lara.

Frente al parlamento de los ricos, que el pueblo mande

Alianza Popular Revolucionaria.

Tarea fundamental: reconquistar a las mayorías

El capital y sus partidos se anotaron una victoria histórica en su estrategia restauradora. Mientras, la derrota en las elecciones parlamentaria ha sembrado el campo revolucionario de desaliento y confusión, que no ayuda en la urgencia de retomar la iniciativa popular. Expresión de ello es el empeño de sectores importantes del pueblo chavista por “defender” la Asamblea Nacional de los parlamentarios de la reacción. Si bien comprendemos el sentimiento de indignación y arrechera de saber que los enemigo de nuestro pueblo vuelven al parlamento de donde una vez el pueblo los echó, consideramos que hacer un problema de principio que los diputados de la derecha asuman el control de la Asamblea Nacional, nos distrae de la tarea fundamental de reconquistar a las grandes mayorías para la construcción del socialismo y para avanzar hacia el gobierno del pueblo. Pelear por una institución que siempre ha encarnado la esencia de la democracia burguesa, de la expropiación del poder al pueblo y del dominio de los trabajadores por el capital  y sus representantes, es desviar nuestro esfuerzo colectivo.

Los ricos van a la asamblea. El pueblo al barrio, al campo y a la fábrica

El parlamento vuelve a sus antiguos dueños: los ricos y sus representantes. A nosotros nos toca volver entonces volver a nuestra trinchera de siempre: la calle, el barrio, la fábrica. No pelear por un parlamento que, sin desconocer que en los últimos años ha permitido significativos avances en una legislación a favor del pueblo, nunca ha dejado de ser en el fondo el símbolo de una forma de democracia que usurpa el poder de todos para ser administrado por unos pocos “representantes”. Aprovechar en cambio las circunstancias y caminar en serio, de una buena vez, hacia la construcción de un verdadero contrapoder en manos del pueblo. Hacer de la Asamblea Nacional un cascaron vacío, impotente e inútil, incapaz de gobernar nada más allá de las ínfulas soberbias de los viejos carcamanes que los ricos pusieron como sus representantes parlamentarios.

Empeñarse por defender el espacio de la Asamblea Nacional es gastar pólvora en zamuro, dedicar nuestras fuerzas, en un momento en que se encuentran menguadas y seriamente comprometidas, a defender un espacio que sin negar la importancia que ha tenido durante estos últimos años, nunca fue realmente nuestro.

Gobierno del pueblo contra cualquier pacto con el capital

¿A quién sirve entonces la pretensión de defender la Asamblea Nacional en estos momentos? ¿Sirve a la revolución, al pueblo? Creemos que no. Sirve a la derecha, que se aprovecharía de la ocasión para presentar a las fuerzas revolucionarias como “antidemocráticas” (irónicamente, los mismos diputados que aún no han tomado posesión y ya anuncian  un paquete antidemocrático que busca desmantelar las conquistas populares). Servirá a la burocracia enquistada en el Estado y en el parlamento, que pretenderá usar la movilización popular como ficha de negociación para preservar sus prebendas. Servirá a los pescadores en río revuelto, que buscan azuzar la violencia para erigirse en “salvadores” y derrocar a la revolución bolivariana. Servirá, en fin, a aquellos que pretenden un pacto que liquide de una vez por toda la revolución y los avances populares.

Creemos que nuestra tarea esta en otro lado, muy lejos del parlamento: avanzar hacia el gobierno popular. Eso significa construir un verdadero contrapoder en manos de pueblo, fortalecer las distintas expresiones de poder comunal y obrero, impulsar las asambleas populares como espacio de legislación y de  gobierno, enfrentar y desobedecer todo intento del nuevo parlamento por desmantelar las conquistas populares y restaurar los fueros de los ricos, hacer de la lucha  y la movilización de calle una herramienta fundamental de ejercicio de poder, apoyar y proteger al Presidente Maduro y a la vez exigirle que gobierne con el pueblo, no con la burocracia. Eso significa enfrentar todo intento de pacto con el capital y sus representantes, toda conspiración, venga de donde venga, todo empeño por poner en peligro  a la revolución y al pueblo trabajador.

¡Que los ricos paguen su crisis!

Queremos finalmente aplaudir las recientes medidas económicas dictadas por el Presidente Maduro, que pechan a los ricos para defender a los pobres. ¡Qué los ricos paguen su crisis!

Asimismo exigimos celeridad en la toma de medidas para el impulso de la economía socialista.

Alianza Popular Revolucionaria

Caracas, 3 de enero 2016.

No gastar pólvora en zamuro, que el pueblo gobierne con Maduro.

Ni pacto, ni conspiración ni burocracia.

¡Gobierno Popular ya!

Frente al parlamento de los ricos, que el pueblo mande

noti apr 01a(1)

¡6-D: SE DESMORONA LA DEMOCRACIA LIBERAL Y SURGE LA OPORTUNIDAD REVOLUCIONARIA!

ap nico.jpg

Propuestas para Avanzar

Los Indicadores:

  • La MUD aumentó entre 2013 (con 7.363.980) y 2015 (con 7.707.422), unos 343.434 votos. El Gran Polo Patriótico Simón Bolívar en cambio disminuyó entre 2013 (con 7.587.579) y 2015 (con 5.599.025), 1.988.554 votos.
  • Solo ganamos por mayoría en los estados: Apure, Cojedes, Delta Amacuro, Portuguesa, Yaracuy, Guárico.
  • Quedaron electos: Hombres 79%, Mujeres 21%. La MUD no cree en la paridad de género ni un poquito, son los patriarcas queriendo devolver a la mujer a la cocina, aunque la necesite como gancho propagandístico.
  • Quedaron electos: Mayores de 30 años 93%, Menores de 30 años 7%. Ganó la gerontocracia. Los jóvenes fascistas son buenos para guarimbear, pero no para candidatear. La cara juvenil de la derecha es Ramos Allup.
  • La MUD sacó mayor porcentaje en las capitales políticas del país: Distrito Capital y Miranda; Anzoátegui, Carabobo, Nva. Esparta; Mérida, Táchira, Zulia, Bolívar.

Reflexiones Inmediatas:

  • No es verdad que el chavismo se volteó. En todo caso votó por la MUD una parte de la población trabajadora, reflejada en esos 423 mil habitantes que hicieron que creciera el caudal electoral de la MUD en un mínimo porcentaje. Igual tristemente, un sector que vota por sus detractores y depredadores pero que no es una representativa diferencia.
  • De los 7.587.579 votos del chavismo en el 2013, se abstuvieron por lo medida chiquita 1.645.120. Es decir el chavismo no traicionó, sino que se abstuvo. El aumento de votos de la MUD fácilmente lo pudo haber conseguido con su derroche de dinero para comprar votos y sus nuevos inscritos.
  • Ganamos los estados con más cultura productiva y campesina. Espacios donde la sociedad de consumo, mercantil, comercializada, enajenante, urbana, de puerto, con su simbología y cultura asociada, es menos hegemónica. Ganaron los warao también. Es para evaluarlo con herramientas políticas y hasta antropológicas. Sin duda el potencial cultural de la revolución.
  • Perdimos (y por tanto la MUD ganó), en los territorios controlados por la burguesía contrabandista evasora e importadora mafiosa y en las capitales políticas. Es decir, en las fronteras donde conservan sus núcleos paramilitares cuidadores del contrabando y en costas y zona franca donde trabajan las mafias importadoras y portuarias y en Caracas y Miranda donde buena parte de la población tiene acceso a recursos importantes, cierto poder adquisitivo y está mediada por la cultura de consumo del úselo y tírelo.
  • En fin, producto del desgaste de una guerra económica que a falta de consenso revolucionario y desarme ideológico no se ha podido resolver a favor de la clase trabajadora, una parte del chavismo se abstuvo y la derecha creció. Sobre todo porque capitalizó el descontento asociándolo al modelo de gestión chavista y vendió expectativas de “cambio”. A la vez, desarrolló una estrategia comunicacional impecable que no tuvo una respuesta frontal del contenido, sino evasiones hacia otros temas que no se vincularon directamente con las urgencias de la gente, y un discurso dirigido a la vanguardia chavista y no al común del pueblo despolitizado.
  • Adicionalmente, desarrollamos una campaña a favor de candidatos y no de un proyecto, no disputamos ideológicamente la defensa del proyecto socialista, mientras la derecha hizo una campaña nacional con malos candidatos, pero capitalizó el descontento y promovió su modelo avanzando en el imaginario colectivo con postulados neoliberales como la liberación de precios.
  • Una cuestión estructural que afectó la credibilidad de nuestro gobierno y del chavismo como fuerza social, fue la incapacidad para avanzar en la guerra económica con acciones contundentes contra el enemigo estratégico. En la mayoría de los casos las acciones para timonear el aparato económico y disputárselo a la burguesía que lo controla, no pasó de una serie de inspecciones y medidas administrativas que en nada impacta la hegemonía burguesa, que incluso la legitima porque usaron esto para martirizarse todo el año. Sin embargo, todo apunta al respeto sacrosanto a la propiedad privada empresarial sobre los medios de producción y el aparato productivo, a costa del acceso de las mayorías a productos básicos. Este aspecto debe ser debatido y posicionado nuevamente en el imaginario como lo hizo Chávez. No puede haber socialismo si la clase que es enemiga del pueblo sigue controlando la economía y manteniendo relaciones de explotación, usura y competencia salvaje. Tarde o temprano esa clase se repone y va en contraofensiva porque logra reproducirse y acumular más poder. Es todo o nada. Aunque pueda haber comercio privado, no puede este dirigir y capitalizar los recursos fundamentales de la sociedad. Dejamos en manos de los importadores las divisas para que se las embolsillen y conspiren. Salen los empresarios más fortalecidos en lo económico y en lo político.
  • Este resultado también evidencia que llegamos al límite de la democracia liberal para resolver las grandes disyuntivas revolucionarias. El pueblo dejó de verle sentido a votar constantemente sin percibir respuestas definitivas a la situación económica que en el marco de una re-acumulación capitalista, la burguesía ha impulsado a costa del salario del pueblo y de la credibilidad del gobierno. Después de todo, tuvimos dos períodos con completa hegemonía en la Asamblea Nacional y no por eso resolvimos la base de la guerra económica.  Lamentablemente, desde el punto de vista táctico nos colocan en una situación de vulnerabilidad en el plano internacional.
  • Lo que bien pudiéramos entender como una situación fatal para la Revolución, debemos evaluarlo también desde otra lógica, como una oportunidad revolucionaria. Bien decía el Presidente Maduro, en reunión con movimientos populares de Caracas que se concentraron espontáneamente en Miraflores este martes 09 de Diciembre de 2015: “Tenemos solo dos opciones estratégicas, o se instala el fascismo contrarrevolucionario y la restauración neoliberal, o se radicaliza la Revolución socialista y derrotamos al fascismo”.

Esto implica resolver tres aspectos ya planteados por el Comandante Obrero:

1) El Problema del Poder y la gobernabilidad revolucionaria: Qué acciones debemos tomar en los próximos seis meses, para evitar que la presencia nefasta de la MUD en la Asamblea Nacional justifique las medidas de fuerza más reaccionarias, antipopulares y retrogradas. Más cuando tenemos en puertas la instalación de esa asamblea el 5 de enero de 2016, una agenda dirigida contra el Presidente Maduro para decapitar la Revolución y una posibilidad de referéndum revocatorio este año;

2) El problema económico: Qué medidas económicas son fundamentales en este momento para cortarle las alas a la burguesía y asumir el control revolucionario de una economía abiertamente saboteada para desgastar al pueblo; Será posible sostener una Revolución Socialista o materializarla, cuándo aún existen grandes monopolios capitalistas que controlan el aparato productivo, las finanzas y otros puestos estratégicos de la economía;

3) Qué campaña y estrategia comunicacional debemos implementar para filtrar las matrices y guerra psicológica y generar nuevamente una subjetividad revolucionaria.

Propuestas para el Debate Popular:

ap 2.jpg

1- Impulsar los cambios necesarios y la reconfiguración de posiciones y liderazgos más desgastados, pero sobre todo cambiar la praxis política y los métodos. Es esto lo que el pueblo chavista clama. No tiene sentido que algunas figuras y sectores se defiendan y sientan herida su susceptibilidad o defiendan cuotas de poder. La única cuota que se debe defender es la hegemonía revolucionaria y eso solo se logra ganando al pueblo para nuestra política. Se supone que los revolucionarios y las revolucionarias somos los abanderados del cambio. Mal podemos ahora, asumir posturas conservadoras mientras el enemigo se roba nuestra bandera del cambio.

Asumámoslo con coherencia metodológica, resignifiquemos el discurso y la lógica de captación de las grandes masas para la Revolución y así, cerraremos el paso a los oportunistas mesías de izquierda más chavistas que Chávez que sin pueblo ni construcción política orgánica pretenden decir cómo se hace la Revolución.

2- Necesitamos una nueva lógica comunicacional: que rompa el cerco mediático tendido por el imperialismo, que incorpore al frente comunicacional al pueblo organizado, potenciando todas las formas de lucha comunicacional, no solo las más sofisticadas y técnicamente cualificadas, sino también las que pueden estar disposición de las comunidades, colectivos y movimientos populares, así como la reactivación de las Brigadas de Agitación, Propaganda y Comunicación (APC) del PSUV que teniendo un potencial comunicacional fueron silenciadas. La lógica de control disciplinario no puede sacrificar la estrategia que incluso forma parte de la nueva doctrina militar bolivariana que es precisamente “La Guerra de Todo el Pueblo”. Debemos hablar con la verdad, la lógica de subordinación y la necesidad de congraciarse permanentemente, implica que terminemos replicando un discurso que más que un discurso beligerante que gane a amplias masas, es un discurso mediático construido para los convencidos. Requerimos armar una batería comunicacional altamente ideologizante que evidencie las contradicciones del enemigo, que denuncie la guerra del capital y el sabotaje con un lenguaje llano y no estereotipado para que lo entienda no la burguesía, sino el pueblo trabajador no chavista que necesitamos sumar.

3- Una estocada a la gobernabilidad burguesa y Nueva Gobernabilidad Revolucionaria: La derecha fascista ganó el juego democrático que inventó para dominar con sutileza. Después de tres años (realmente quince) de sabotaje, de infamia, de terrorismo, de guerra psicológica y financiamiento del complot desde el propio senado estadounidense por 15 mil millones de dólares, la derecha ganó la Asamblea Nacional. Un juego electoral que trata como igual a quienes son desiguales y que se exige se “respete” por los padrinos internacionales bajo amenaza de invasión. Entramos en una disyuntiva revolucionaria. ¿Debemos respetar la gobernabilidad que la burguesía logró a sangre y fuego y sacrificar los derechos del pueblo trabajador, de los inquilinos, de las amas de casa, de los que ahora son “con techo”, de los estudiantes “con cupo”, de los pobres que van a Barrio Adentro? ¿Debe el pueblo en unidad cívico-militar respetar que se deroguen las leyes y medidas que favorecen a las mayorías trabajadoras y acatar las que sacrificarán al pueblo y derrocarán a Maduro? ¿Respetará la derecha los derechos humanos y las libertades de prensa y reunión como reclama? ¿Lo ha hecho?

De ahí que requerimos posicionar la gobernabilidad revolucionaria, es decir la gobernabilidad con los órganos e instancias del Poder Popular. No se trata y nos parece desgastante exigir constantemente quitar y poner ministros como si el problema fuera tener un buen ministro y no un nuevo Estado. Y además se aprovecha para oportunismos nuevos y viejos que aparecen como mesías menos “rayados” o “quemados”. El problema no es un nuevo gabinete sino más bien consolidar instancias como los Consejos Presidenciales de Gobierno Popular que reúne a los sectores más avanzados del pueblo organizado por frente social y tomar decisiones con ellos. Se trata de que el Presidente Obrero aísle a la derecha y legisle con un Congreso Nacional del Poder Popular como expresión de un poder emergente, popular, democrático, nacional y revolucionario mucho más legítimo y defensor de la soberanía nacional frente a las pretensiones imperiales y sus 112 agentes de la CIA que estarán en el Capitolio.

Es inminente una condena revolucionaria a los pactos y llamados a coalición  con sectores de derecha que permanentemente posicionan sectores del chavismo. En cada momento de crisis esa será una de las tendencias que construirán escenarios y condiciones para que Maduro negocie treguas a cambio de favores y relaciones con algunos sectores de la burguesía para romper el consenso burgués. Pero la verdad es que con cada pacto, la burguesía insiste en su plan, tiran la piedra y esconden la manito y solo logran fortalecerse mientras nuestro margen de acción se reduce y bajamos la guardia, quedamos maniatados y el pueblo percibe que no tiene quien asuma partido frente a la guerra empresarial contra el salario de trabajadores y trabajadoras. Es preciso insistir en que independientemente de las relaciones que aún se mantendrán con la empresa privada , no podemos volver a concertar o terminaremos diluyendo todo el acumulado que nos dejó el Comandante, a veces con acuerdos de buena voluntad pero también avanzando en desplazar a la burguesía de espacios estratégicos como la Fuerza Armada en 2002 y PDVSA entre otros.

Tenemos pocos días. Debemos acumular hacia un escenario que nos permita dar la batalla por la concreción del Programa-Plan de la Patria en la calle, con capacidad de presión popular y gobernabilidad desde el Poder Popular y en cierto momento, legitimarnos electoralmente para construir un nuevo consenso social a favor de la revolución y por tanto una nueva hegemonía, pero no será la derecha la que diga cuál es el momento y en qué condiciones. Es eso o es ceder y resistir en el terreno del enemigo hasta que nos aniquile.

Una Revolución socialista auténtica, tarde o temprano debe zafarse de los lastres del viejo estado burgués y la falsa democracia burguesa o este la asfixiará. Gobernar con los Consejos Presidenciales de Gobierno Popular y con el Congreso Nacional del Poder Popular. El pueblo lo entenderá si es para defender sus intereses y la FANB entenderá que no podemos venderles el país a los voceros del Departamento de Estado.

4- Avanzar en el control popular y revolucionario de la economía: Debemos desplazar cuanto antes a la burguesía de puestos estratégicos de la economía: a) De la producción, asumir la producción e intervenir fábricas y plantas que hayan incurrido en delitos obvios para ponerla bajo gestión estatal, comunal y popular. Impulsar la producción familiar, comunal y gran comunal para generar la base económica del nuevo poder del pueblo; b) Nacionalizar la importación de los bienes necesarios y reinvertir las divisas en mayor producción nacional. Es preciso dejar de importar algunos productos que pueden producirse en el país y usar las divisas para importar en inversión de parque industrial, tecnología y ciencia. Pero en el caso que sea necesario, no podemos seguir dejando en manos privadas la importación de bienes básicos, con divisas que van a parar a las cuentas bancarias en el exterior o que amparan las compras de especuladores que venden a precio de dólar paralelo; c) Transferir el poder fiscalizador a las comunas y consejos comunales y organizaciones populares bajo un marco de actuación y previa formación y registro con acompañamiento y seguimiento. No podemos bajo excusas burocráticas, seguir alimentando con funcionarios especializados fácilmente comprables un aparato de fiscalización que no incorpora al pueblo o lo desconoce. La Guerra Económica debe ser también una Guerra de Todo el Pueblo. d) Nacionalizar la banca, de forma de desarticular las mafias bancarias que captan los dólares, ahorros y dinero del pueblo; d) Generar un sistema de producción y distribución comunal y gran comunal que permita viabilizar la producción local; e) Fortalecer y profundizar la estrategia de los mercados comunales como solución al bachaqueo y la desregulación de la economía.

Hasta acá algunas ideas síntesis que pensamos nos permitirán transitar esta encrucijada hacia un escenario revolucionario. En muy breve tiempo debemos desenmascarar las verdaderas intenciones de la burguesía (en lo que parece no necesitan mucha ayuda en este momento), para que los incautos se den cuenta que no solo no solucionará ninguna cola, sino que irán contra las conquistas y reivindicaciones del pueblo humilde, para incrementar su caudal económico y oxigenar mundialmente al gran capital.

Tenemos una responsabilidad muy alta, no solo con Chávez, sino con la historia y la humanidad toda. ¡No Podemos Fallar! Frente a la falsa democracia burguesa, avancemos en la Democracia Popular y Revolucionaria!

¡Solo el Pueblo Salva a Pueblo! ¡Unidad Estratégica del Chavismo Maduro!

Colectivo de Trabajo Revolucionario Avanzada Popular

ap.jpg

¡Contra el Fascismo y el Capital!

UN ALEGATO EN FAVOR DEL AUMENTO SALARIAL Y UNA REAL POLÍTICA DE PRECIOS JUSTOS.

¡Arriba las manos… Esto es el libre mercado y nosotros somos sus agentes!

(La siguiente nota es una versión y va en la misma línea argumentativa de otra publicada en mayo de este mismo año a propósito del aumento salarial del Dia del Trabajador titulada ¿Es inflacionario el salario?)

En realidad, los beneficios elevados tienden a aumentar mucho más el precio de la obra que los salarios altos. (…) la Porción del precio que se resuelve en los salarios de los trabajadores se elevaría en cada uno de los estadios de la manufactura, únicamente en proporción aritmética a este aumento de los jornales. Pero si los beneficios de los patronos que ocupan esta clase de operarios se elevan un cinco por ciento, la Porción del precio del artículo que se resuelve en ganancia se elevaría en cada uno de los estadios de la manufactura en proporción geométrica a dicha alza del beneficio. (…) Nuestros comerciantes y fabricantes se quejan generalmente de los malos efectos de los salarios altos, porque suben el precio y perjudican la venta de sus mercancías, tanto en el interior como en el extranjero. Pero nada dicen sobre las malas consecuencias de los beneficios altos. Guardan un silencio profundo por lo que respecta a los efectos perniciosos de sus propios beneficios y sólo se quejan de los ajenos.”

Adam Smith. La Riqueza de las Naciones.

Siempre hemos sostenido desde este espacio que la especulación de precios y monetaria se alimenta de la especulación ideológica, siendo que la función de ésta última es tanto impulsar como naturalizar la primera haciendo circular “explicaciones” en sí mismas especulativas. En los buenos viejos tiempos de la crítica de aquello que T. W. Adorno llamó la industria cultural, solía decirse que la ideología refleja la realidad alterándola. Es la famosa relación especular descrita entre otros por Marx y Freud, dada la cual la ideología como el reflejo en un espejo reproduce la realidad al revés. Cualquiera que se haya parado al frente de un espejo entiende inmediatamente el símil: en el espejo, lo que en realidad es mi brazo derecho aparece reflejado del lado izquierdo y viceversa….

En uno de sus acostumbrados excelentes artículos, el día de hoy Alfredo Zaiat nos habla de un concepto muy interesante, muy útil para dar cuenta del tema que nos ocupa: agnotología. La agnotología es lo que el profesor estadounidense de Historia de la Ciencia de la Universidad de Stanford, Robert Proctor, definió como el estudio de la ignorancia inducida con la publicación de datos e información tendenciosa. Según nos cuenta Zaiat, otro investigador, Philip Mirowski, historiador y filósofo del pensamiento económico de la Universidad de Nôtre Dame, aplicó ese concepto a la economía, y lo presentó en su último libro Nunca dejes que una crisis te gane la partida. Y es que tanto en Europa como en los Estados Unidos, Argentina y por su puesto nuestro país, existe una verdadera banda de analistas, economistas del establishment y hombres de negocios que son maestros en el arte de la agnotología, dedicados con entusiasmo a la fabricación deliberada de la incertidumbre, la duda y la ignorancia, a hacer que los términos de la realidad aparezcan trucados y adulterados, de modo que lo que es beneficioso para un trabajador (un aumento salarial, por ejemplo, o una política de precios justos) aparezca como malo, mientras que lo que es definitivamente malo para la mayoría trabajadora e incluso un delito (la especulación de los comerciantes) aparece como bueno y natural.

Esto último es exactamente lo que vemos en este momento: luego del aumento salarial decretado por el presidente Maduro como parte de una política sostenida de defensa del salario y el empleo, que además de una convicción es una obligación constitucional del Estado en la defensa de los derechos socio económicos garantizados por la CRBV, y en la medida en que los comerciantes y empresarios traducen dicho el aumento en un inmediato aumento especulativo de los precios de un 30% y hasta más bajo la excusa de “compensarlo”, se emprende por las más diversa vías una satanización de los aumentos de salario y hasta de los salarios en sí mismos.  Tan abrumadora resulta esta satanización -terrorista, en el sentido duro del término- que entre algunos trabajadores y trabajadoras, no pocos analistas de izquierda y seguramente más de un cuadro de gobierno, cala la idea de que el que les aumenten el salario o tener un poder adquisitivo es malo, idea que se termina expandiendo a otros derechos y conquistas como la inamovilidad laboral o la seguridad social.

Así las cosas, lo primero que queda meridianamente claro en este razonamiento es que para los “expertos” y el sentido común mediatizado económicos, no solo los salarios “altos” y los aumento de salarios son siempre la causa de todos los problemas, sino que además los trabajadores y trabajadoras al organizarse y exigir mejores ingresos para tener un mejor nivel de vida, posibilidad de ahorrar, etc., están actuando en contra de ellos mismos, dando origen a la plaga inflacionaria que los castigará por su falta de criterio e ignorancia de las sagradas “leyes” del mercado.

Es por esta razón que la gente sensata de este país –la gran mayoría- siente que para los economistas y sus patrones la miseria es el precio que la mayoría debe pagar para que los mercados no se desequilibren. Lo que plantea un dilema interesante: ¿y cuándo es entonces el momento para que desde el punto de vista de dichos expertos los trabajadores y trabajadoras pueden mejorar su pedazo en la repartición de la riqueza social? Si cuando se presentan fases expansivas no pueden porque “se recalienta la economía desatando el diablo inflacionario y la escasez”, pero en las regresivas tampoco porque son los momentos en que hay que “ajustarse el cinturón y recortar gastos”, entonces está visto que tenemos que resignarnos a la idea a que esa momento será tan lejos como nunca.

Lo otro sobre lo que hay que llamar la atención en toda esta retórica “explicativa” sobre las causas y responsabilidades de la inflación, es que las ganancias empresariales y comerciales quedan convenientemente ocultas bajo la alfombra. Y es que está visto sobre este tema los sabios de la economía convencional guardan el mismo silencio profundo que Adam Smith –nada menos que el padre de la economía política burguesa – denunciaba de los comerciantes y fabricantes.

 

¿Son los salarios los que hacen subir los precios? 

Precisamente, en la cita que colocamos como epígrafe a este texto, Smith se despacha a propósito de una realidad olímpica y convenientemente ignorada por los “expertos” y patronos a la hora de sacar sus cuentas: que no expresan igual las ganancias y los salarios en la formación de los precios, que la forma de distribuirse unos y otros es muy distinta, siendo que los salarios se reparten aritméticamente en los precios mientras que las ganancias los impactan geométricamente. Veamos con un ejemplo simple:

Imaginemos una empresa en la que trabajan diez personas. Supongamos, para facilitar las cosas, que cada uno de ellas gana un salario mensual de Bs. 1.000, que es el mínimo legal. Pero entonces se decreta un aumento de 30%, pasando cada una a ganar Bs. 1.300. Eso significa que al patrón o patrona de dicha empresa le aumentará la nómina de pago 30%, pasando de Bs. 10.000 a Bs. 13.000 mensuales.

Ahora bien, supongamos que esa empresa produce zapatos. Y que cada zapato un precio de Bs. 100. ¿Se supone entonces que el precio de los zapatos debe aumentar 30% para cubrir el aumento de 30% del costo de la nómina? Pues no.

Supongamos que la empresa vende 500 pares de zapatos mensuales. Si cada par tiene como dijimos un precio de Bs. 100, a la empresa le ingresan Bs. 50.000 al mes. Si tomamos como referencia la actual ley de Precios Justos, bajo la cual es de esperarse que el comerciante transforme el “hasta 30%” de ganancia en un directo 30%, inferimos que de esos Bs. 50.000 por concepto de venta el patrono viene apropiándose como ganancia de Bs. 15.000.

De entre los restantes Bs. 35.000 de costos de producción, recordemos que la mano de obra antes del aumento equivalía a Bs. 10.000, lo cual -dicho sea de pasada- es mucho comparado con la realidad de las estructuras de costos de nuestras empresas y negocios, cuyo peso de la mano de obra sobre los costos raramente suele superar el 20%. Pero en fin, el asunto es que para “cubrir” el aumento del 30% de la nómina el patrono decidió aumentar en 30% el precio de sus zapatos, pasando a costar al público Bs. 130. De tal suerte, suponiendo que no varíe la cantidad de zapatos que vende mensualmente, los ingresos de la empresa pasarán automáticamente Bs. 65.000 mensuales a Bs.

En este punto debemos volver al inicio de nuestra contabilidad, recordando que nuestra hipotética empresa tiene 10 trabajadores, cada uno de los cuales en razón del 30% del aumento pasó a ganar Bs. 300 adicionales mensualmente. Esos Bs. 300 adicionales sumados se transformaron en un aumento de Bs 3.000 del costo por concepto de mano de obra para un total de Bs. 13.000 para el patrón, quien para cubrirlos decidió aumentar los precios en 30%. Sin embargo, ese 30% de aumento en el precio de los zapatos reportaron ingresos adicionales a la empresa por Bs. 15.000, esto es Bs. 12.000 por encima del costo adicionado por el aumento de 30% a la nómina: lo cual quiere decir que con el aumento del 30% en el precio de sus zapatos, el patrón no solo cubrió el aumento salarial, sino además obtuvo ganancias extraordinarias cuatro veces por encima de la “pérdida” que le representaba el aumento salarial.

Un argumento inmediatamente esgrimido por cualquier “experto” o por el propio patrón de nuestra fábrica para justificar el aumento del 30% o más en el precio de su producto, será que el aumento salarial no lo impacta solo por la vía directa de su mano de obra, sino por la indirecta de la mano de obra de sus proveedores. Es decir, el 30% del aumento salarial aumenta en 30% el costo de la mano de obra, pero también aumenta en la misma proporción el costo de la mano de obra de otros comerciantes a los cuales compra insumos o paga servicios, y por tanto debe cargarlo. También dirá, desde luego, que las cosas que él en cuanto persona consumen también subieron. Eso puede ser cierto. Sin embargo, también lo es que en realidad lo único que ha variado es la escala del problema, en la medida en que pasamos de la consideración de un productor-comerciante a la de todos los productores-comerciantes juntos.

Así las cosas, como acabamos de ver, el argumento de la gran mayoría de los comerciantes de elevar los precios en la misma proporción porcentual en que aumentan los salarios es falaz. Pero en realidad, más que falaz, es premeditadamente falaz: esgrimido tanto para hacer que los trabajadores en cuanto conjunto y como clase paguen sus propios aumentos – o dicho en términos más simples- para asaltarle todavía más los bolsillos usufructuando una medida que de origen es para beneficiarlos. Y es que en efecto, el aumento salarial no solo queda automáticamente diluido por la respuesta patronal sino que, de hecho, ésta última puede hacer retroceder al trabajador en la repartición de la riqueza social.

¿Sirve esto último para darle la razón entonces a quienes aseguran que no son buenos los aumentos salariales o que no tienen sentido porque estos hacen automáticamente subir los precios? Por su puesto que no. Pues dicho “razonamiento” más que una explicación es una justificación “teórica” de la resignación política: un blanqueo pseudo-academicista y pseudo-contable de la posición de ventaja que los comerciantes-patronos tienen y ejercen sobre los trabajadores-consumidores. Y en las condiciones venezolanas de guerra económica, un mecanismo para ejercer terrorismo psicológico y político contra los trabajadores y trabajadoras así como de chantajear al Estado.

Por último, aunque no menos importante, termina también resultando cierto que los comerciantes y empresarios pequeños y medianos que se suman a estas prácticas, al conspirar económicamente contra el país y los asalariados-consumidores, terminan conspirando económicamente contra sí mismos. Y es que no solo está claro que la carrera especulativa en la cual se involucran la van finalmente a perder frente a los oligopolios y monopolios -por más que hagan ganancias extraordinarias y rápidas en lo inmediato-, sino que al correr contra el salario y ayudar a deprimirlo están deprimiendo la fuente sobre la cual se sostiene su actividad, en la medida en que sus bienes y servicios solo se pueden vender si hay salarios que puedan comprarlos. Lo que la mentalidad de pulpero que habita en muchos comerciantes no les permite ver es precisamente eso: que pagar salarios pobres y “baratos” termina resultándoles más caro que pagar buenos salarios. Que lo que se “ahorran” abaratando la mano de obra o subiendo los precios, lo padecen deprimiendo el consumo. Es una experiencia que ya vivieron en los 90, pero que al parecer muchos ya muchos olvidaron. Pero los que no la olvidaron y la tienen muy clara son los promotores de la guerra económica, quienes embaucándolos en una comunidad de intereses que no es tal, azuzando sus temores, prejuicios y miopías de “clase”, los utilizan como avanzada para desmantelar una política de inclusión y democratización socioeconómica de la que se han beneficiado tanto como los trabajadores que desprecian y temen.

En fin, y ahora sí para terminar, el llamado es a los trabajadores y trabajadoras, quienes en la esfera del consumo debemos replicar la política de defensa de derechos económicos y sociales, la defensa del salario y la no explotación que hemos sabido conquistar en la esfera del trabajo. Siempre, pero particularmente en este momento, en nuestro país al revés de lo dicho por Marx, el secreto de la explotación no hay que buscarlo -o no tan solo- en la esfera oculta de la producción. Para develar este secreto, para descubrir la fuente de las más extraordinarias fuentes de ganancia  que se hacen a costillas nuestras y combatirla, debemos por el contrario subir a la ruidosa esfera del mercado donde están los comerciantes poseedores del dinero y del trabajo y por tanto de las mercancías y los servicios que circulan a precios cada vez más especulativos. Pero el llamado también es al Estado. Y es que la política de defensa del poder adquisitivo y los derechos socio económicos de las grandes mayorías no solo debe atender el frente salarial y del empleo. Eso es mucho ciertamente, mucho más de lo que cualquier gobierno de cualquier otro país de cualquier parte del mundo salvo las excepciones de algunos de nuestros aliados (Bolivia, Argentina, Ecuador) está haciendo en este momento. Pero en la tapa hiperespeculativa actual si no se interviene radicalmente al nivel de los precios la medida termina convertida en una ilusión monetaria para los bolsillos. La política de Precios Justos es el complemento natural y necesario de la mejora del poder adquisitivo de la población a través de mejores salarios y más y mejores empleos, lo que que se ha traducido en esta primera etapa de nuestra revolución en una democratización del consumo, ampliación del mercado interno y una mayor inclusión social. Pero esta visto que la especulación y el acaparamiento atentan contra esto, y en el último año se han valido de la propia política de Precios Justos para blanquear la especulación. Debe recuperarse la política de Precios Justos, empezando por arrebatarle a los especuladores el usufucto que vienen haciendo de ella pasando los precios más injustos del mundo como Precios Justos. Y para ello es necesario una SUNDEE menos pasiva y el concursos de otras demás instituciones del Estado, desde el SENIAT hasta la propia Defensoría del Pueblo.

Ciertamente en el fondo llevan la razón quienes dicen que estructuralmente y en el largo plazo la especulación y el acaparamiento se acaban produciendo más y no controlando precios. Pero esta es una verdad relativa por dos razones: la primera, porque aumentar la productividad sino se democratiza la producción con nuevos sujetas y sujetos económicos que produzcan bajo otras lógicas distintas al lucro individual y el parasitismo (que es el ADN de “nuestros” “empresarios” actuales) no tiene sentido. Y la segunda, porque, para parafrasear a Keynes, el problema con el largo plazo es que en el largo plazo (incluso el mediato) todos estaremos muertoscomo consecuencia de la especulación y el acaparamiento. Estamos en una coyuntura donde para atacar la enfermedad hay que hacerlo necesariamente primero con el síntoma, con la ventaja de que en este caso atacar el síntoma se convierte en un modo no solo de evitar la reproducción de otros males, sino de atacar la enfermedad en si misma.

Luis Salas Rodríguez 

A la carga contra los pelucones

“El 6 de diciembre gana Chávez otra vez… gana el pueblo, gana la Patria… va a ver un voto castigo brutal, contra los pelucones y contra la derecha maltrecha que tanto ha hecho pasar trabajo a nuestro pueblo… este año”.

Así vaticinó la victoria perfecta de las elecciones parlamentarias que se desarrollarán el próximo 6 de diciembre en la Patria de Bolívar y Chávez, el Presidente de la República, Nicolás Maduro Moros.

Una victoria que como siempre será protagonizada por el pueblo que se mantiene resteado con la Revolución que trazó Hugo Chávez y que dejó en manos de su hijo obrero.

Una victoria que desde ya, el pueblo marca el rumbo de lo que conscientemente decidirá…  como lo demostró este domingo 18 de octubre cuando en el simulacro electoral establecido por el Consejo Nacional Electoral se movilizó y alzó su voz contra los especuladores, contra “la burguesía lacaya del Fondo Monetario Internacional” que pretende entregar nuestra soberanía.

Un pueblo valiente que pese a los obstáculos se mantiene en pie de lucha, en rechazo al chantaje económico, que dirige la derecha y que advirtió el Comandante Hugo Chávez: “No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán” ¡Pues No, no lo permitiremos!

No olvidemos… ¿Qué pasaría si la derecha llega al poder?

“Si aquí tomara el poder político, la oposición… aplicarían un plan de contrarrevolución inmediatamente… irían a la privatización de Petróleos de Venezuela (PDVSA), de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) y de todo lo que pudieran privatizar… inmediatamente buscarían razones para privatizar la educación universitaria… acabar la educación pública, gratuita y de calidad  que hoy disfrutan casi 3 millones de jóvenes venezolanos… volverían a privatizar los liceos las escuelas… privatizarían la salud pública, echarían del país a los médicos cubanos… aplicarían un plan shock de contra revolución, ese es su plan… por eso es inviable que tomen el poder político” puntualizó este domingo el Presidente Maduro, sin contar lo que está de fondo y es derrocar a toda costa la Revolución Bolivariana y su Presidente legítimo como en 1973 lo hicieron contra Salvador Allende en Chile o contra Fernando Lugo en el año 2012 en Paraguay.

Mientras tanto… ¿Qué tenemos que hacer nosotros?

Como dijo el Presidente Obrero: “Seguir haciendo nuestro trabajo, mejorar nuestros métodos, hacer una nueva política, para elevar nuestra conciencia”, sin duda a través de la formación constante.

Y… Contra la guerra económica

Debemos avanzar hacia el completo control popular de la economía, no podemos seguir dejando los procesos fundamentales de la economía en sectores inescrupulosos que la sabotean y aprovechan cualquier circunstancia en la que puedan aumentar sus ganancias. De esto depende hoy día el curso de la Revolución.

Además, debemos controlar el descarado aumento de los precios con mayor poder comunal sobre el comercio y control de la importación y la distribución, estableciendo el Estado directamente los precios y no dejándolos a merced de los especuladores.

Y mantener viva la organización, el Presidente Maduro hace 4 semanas lanzó la propuesta de mercados comunales productivos a cielo abierto, “Arrancamos con 400 y llegamos este fin de semana a 2 mil 105,  tenemos que llegar a 5 mil mercados comunales, tenemos que ampliar la red de Pdvales comunales, de Pdvales obreros… nuestra propia red de distribución con un carácter productivo, articulando con los productores de todo el país y articulando con lo que traemos de importación del exterior para complementar las necesidades del pueblo venezolano y derrotar a estos señores” concluyó.

¡Pues a la carga contra los pelucones!

¡Que así sea!

Avanzada Popular

Razones para Avanzar y Profundizar la Revolución:

Razones para Avanzar y Profundizar la Revolución

La Tesis:

Hoy día encontramos una dispersión fuerte en el seno del chavismo, nunca suficiente para que nos saquen corriendo despavoridos, eso no va a pasar por más que intenten socavar la legitimidad, la credibilidad y la fe en el único bloque -después de la independencia y del 23 de enero de 1958- con suficiente fuerza programática, unidad de amplios sectores y dirección única como para mover los cimientos de la sociedad  venezolana, latinoamericana y mundial en los últimos cincuenta años. Esa es la pura verdad y quien no llegue a verlo, diríamos como Lenin, no llegarán nunca a ver una revolución, ni que les pase por un lado. Lee el resto de esta entrada

El Golpe Económico Aportes a Soluciones de fondo:

El Golpe Económico: Aportes a Soluciones de fondo

Desde los sectores revolucionarios y organizaciones populares, hemos venido evaluando sucesivamente distintos momentos de la llamada Guerra Económica, término que por momentos pareciera redundante, porque esta guerra del capitalismo contra los pueblos es histórica, es una guerra permanente. Lo que hay en desarrollo, es un elaborado Golpe de Estado apalancado en el sabotaje económico y un agotamiento del sistema capitalista rentista. Lee el resto de esta entrada

El Imperio Decadente Agudiza su Represión Contra los Pueblos:

El Imperio Decadente Agudiza su Represión Contra los Pueblos:

En Gran Canarias, Islas Canarias, territorio ocupado por el Estado Imperial Español, le dictaron condena de cuatro meses  a Aisha Hernández Rodríguez, luchadora social perteneciente a la organización juvenil independentista y socialista Azarug, pudiéndosele sumar otra condena por otra causa judicial abierta. Las razones son sencillas. Participar en movilizaciones contra las reformas laborales neoliberales y en el caso que le acarreó la condena inmediata, pues, hacer una “pinta” en una pared que dice: “75% de Paro Juvenil”, refiriéndose al desempleo. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: