¿Quienes Somos?

¿Quienes Somos?

Quiénes nos encontramos en Avanzada Popular, somos hombres y mujeres de pueblo, jóvenes, estudiantes, trabajadores y trabajadoras, productores y productoras, que hemos coincidido en la lucha por el socialismo bolivariano, es decir, concretar el Objetivo Principal de la Revolución Bolivariana: una sociedad humanista, consciente, cooperativa, igualitaria, productiva, planificada en función de las necesidades y potencialidades colectivas.

 

Entendimos, en el devenir de la lucha de los pueblos por su sobrevivencia, que en el capitalismo no hay solución a las crisis que padecemos, no solo económica, sino del modelo político burgués y representativo que sustituye la voluntad de la mayoría trabajadora; la crisis ambiental que amenaza por vez primera con liquidar no solo a la humanidad sino a cualquier otra especie -como al planeta entero- en favor de la avaricia y la codicia de los poderosos del mundo; una crisis que es a la vez, ética y cultural, de una ética y una ideología que solo conduce a la frustración, a la ignorancia consumista y a la barbarie.

 

Como alternativa, hemos asumido el socialismo, un socialismo de carne y hueso, hecho por los y las humildes, que valora la teoría revolucionaria porque es en realidad la sistematización de toda la práctica de siglos de lucha de la humanidad y, en especial, todo el acumulado que se reconoce como marxista, en el sentido que entiende sin idealismos liberales, que se desarrolla una lucha entre dos clases sociales: una mayoría trabajadora, de esencia solidaria, obligada a venderse como mercancía en un sistema de relaciones sociales que todo lo convierte en mercancía, y una minoría todopoderosa que no respeta a la humanidad, ni mucho menos la representa, y que ha acumulado lo que tiene, haciendo añicos a muchos y a muchas.

 

Reconocemos también el acumulado histórico y teórico, de Lenin y todos los que de alguna forma han complementado su aporte humanista y revolucionario, en el sentido que reivindicamos la vocación revolucionaria y la construcción de una vanguardia colectiva, como expresión social y subjetiva del compromiso de clase verdadero, cuando la lucha no es una afición romántica pasajera, sino que busca construir y convertirse en poder para concretar las esperanzas, en una transición “pacientemente impaciente” como la plantea el pedagogo brasileño y latinoamericano Paulo Freire.

 

Nos identificamos como marxistas y como latinoamericanos, parafraseando a Mónica Toledano combatiente del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), entendemos a Latinoamérica y a Venezuela como marxistas y al marxismo como Venezolan@s y Latinoamerican@s. En ese sentido, asimilamos todo el ejemplo de lucha de los pueblos del mundo, las corrientes revolucionarias nuestramericanas anticolonialistas, antiimperialistas y pre-socialistas, a decir las referencias ejemplares de: Guaicaipuro, Túpac Amaru, Túpac Atari, Bolívar, San Martín, Luisa Cáceres de Arismendi, Rodríguez, Manuelita Sáez, Juana Arzuduy, Martí, Zapata, Sandino, Farabundo Martí, Argelia Laya, el Comandante Ché Guevara, Fidel,  y muchos más.

 

Y, por supuesto, no podemos dejar de asumir la lección y el compromiso que tenemos con Hugo Chávez, Comandante de todas las Esperanzas… con quien orgullosamente combatimos presencialmente por una Humanidad más Humana como lo aspirara nuestro Padre Cantor Alí Primera. Con él, con Chávez, nos asumimos chavistas, entendimos la necesidad de la unidad en la diversidad revolucionaria, que la unidad no es una receta y que nos encontramos de muchas formas y por muchos caminos, que debemos tener lealtad antes que fidelidad ciega y que la crítica y la auto-crítica son necesarias para construir la unidad orgánica de los revolucionarios y las revolucionarias.

 

En conclusión, somos hijos e hijas de muchas luchas, de mucha gente coherente antes que nosotros y a quienes nos debemos. Venimos de conocer los sinsabores de la incongruencia, de la falta de humildad y de las falsas modestias, del peligro de confundir militancia con derechos de antigüedad o confundir respeto con cuotas de poder, a pesar de eso y por eso, hemos decidido constituir esta experiencia organizativa para aportar a la unidad como proceso complejo, sin desesperaciones, sin relajarnos y con toda la disposición de encontrar nuestro aporte con todas las construcciones parecidas y afines, hasta hacer el gran puño con pondremos fin al imperio del capitalismo.

 

Así, nuestra identidad (que consideramos transitoria y en lo que no hacemos punto de honor si fuera una condición de unidad revolucionaria), es más que un nombre, una consigna y un llamado; Una consigna a asumir la Ofensiva frente al Fascismo que amenaza con restaurar a la fuerza y con terror, su sociedad capitalista decadente y caduca, porque no podemos ceder ni tantico al capitalismo ni al imperialismo, porque no podemos ser simples expectadores, sino sujeto y clase organizada poderosamente para acelerar la marcha hacia la sociedad justa; Un llamado a no ceder nuestros símbolos ni nuestros sustantivos, pues, es costumbre en el fascismo arrogarse las banderas que históricamente han pertenecido al pueblo trabajador, como el socialismo, como el progreso, como los derechos humanos, como la identidad de lo popular y lo nacional, como el nombre de Bolívar. ante eso no cederemos, ni al engaño, ni al chantaje,

 

Chavistas de “Abajo y a la Izquierda como el Corazón”,

 

¡Ante el Chantaje Económico, Nacionalización Ya!

¡Redoblar el Paso hacia el Socialismo o Nada!

¡Lealtad a Chávez, Maduro y a Nosotr@s Mism@s!

Por la Unidad Revolucionaria,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: