Archivos diarios: julio 27, 2014

La lucha contra el imperialismo hoy, es la lucha por Palestina Libre

El internacionalismo proletario como principio de la lucha revolucionaria, debe unirnos en un sólido bloque internacional antiimperialista, donde las luchas que libran los pueblos oprimidos del mundo consigan una estrategia común frente a un enemigo común: el imperialismo.

El imperialismo, fenómeno que bien nos explicaba Lenin como la fase superior del capitalismo, el dominio de los monopolios capitalistas y la alianza de clase de las burguesías nacionales y transnacionales tiene la capacidad de someter a los pueblos y decidir el destino de sus economías y las economías mundiales. Pero a pesar de que este fenómeno tiene un origen económico, el aparato militar necesario para ejercer el dominio por la fuerza es quizás diez veces más poderoso que cualquier poder económico, porque es el poder de arrebatarle la vida a todo el que se oponga a la barbarie.

Hoy, como desde hace al menos seis décadas, Palestina es víctima de una descarnada ofensiva sionista que ha dejado miles y miles de muertos, bajo la mirada indolente de los organismos internacionales como la ONU o de organizaciones de “defensa” de los derechos humanos como Amnistía Internacional, Human Right Watch u otras, y la complicencia abierta y descarada de los Estados Unidos.

Hace dos semanas inició la operación militar israelí “Borde Protector” (Protective Edge) contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza. Las estadísticas y los números ya parecen no ser suficientes para llamar la atención de los gobiernos del mundo y de los grandes medios de comunicación -selectivos siempre al momento de condenar la guerra- ante esta masacre; esta grave crisis de humanidad y en particular esta etapa de decadencia del modelo capitalista, obliga a las y los revolucionarios a sumar voluntades que con sus acciones revolucionarias presionen los cambios y ganen más conciencias que inclinen la balanza a favor de modelos alternativos, socialmente justos y que sustenten su desarrollo en la cooperación en función de los pueblos y no de las oligarquias dominantes.

Pareciera que no basta decir, por ejemplo, que los bombardeos de Israel en el barrio gazatí de Shiyaiya dejaron este domingo 20 de julio “al menos 100 palestinos muertos”, según lo dijo la propia AFP, lo que eleva a 700 la cifra de asesinados, gran parte de ellos niñas y niños.

La histórica alianza del sionismo y el imperio norteamericano, constituye hoy la peor amenaza contra la paz mundial; y es que esta estrategia de reordenamiento geopolítico y conquista de territorios en busca de recursos naturales, pone en las listas negras de la OTAN a muchos países que luchan por su soberanía y que desarrollan sus políticas económicas y sociales al margen del FMI, el Banco Mundial, el ALCA u otros mecanismos de dominación.

La persecucíon y expulsión de los palestinos de su territorio ancestral, obedece a una pretensión de obligarlos al reconocimiento forzado de un Estado Sionista, que solo pretende expandir su ámbito de dominación. Invitamos a no extraviarnos en las pequeñas ramas de un conflicto de múltiples aristas religiosas y ancestrales, sin despreciarlas ni dejar de estudiarlas, pero evitando que nos desenfoquen de los elementos de fondo del movimiento en el ajedréz imperialista.

Latinoamérica, por su actual aporte a la lucha de clases desde países que conducen revoluciones de distinto tipo, incluyendo a la heróica Cuba, las centroamericanas Nicaragua y El Salvador, y en especial Venezuela, como vanguardia en la consolidación del bloque regional en transición al socialismo, no esta para nada lejos de la mira del imperialismo. Mucho más cuando, luego de la siembra de nuestro Comandante Hugo Chávez, un obrero y digno seguidor de su legado asume la conducción de la Revolución Bolivariana.

Nicolás Maduro, luego de un año y tres meses en el poder y tras múltiples batallas contra brotes fascistas, sigue garantizando el rumbo al socialismo que tantos agoreros pretendieron se detuviera y feneciera. De la misma manera, ante esta terrible situación que vive el pueblo palestino y coherente con los principios revolucionarios, nuestro gobierno ha sido claro y contundente en la condena a la barbarie genocida perpetrada por Israel; en un reciente comunicado expresó lo siguiente: “El Gobierno Bolivariano de Venezuela condena de manera enérgica, la respuesta militar injusta, desproporcionada e ilegal del Estado de Israel en contra del heroico pueblo palestino e insta a su gobierno a detener inmediatamente estas agresiones que van contra el derecho internacional y contra el más elemental sentido de respeto a la vida y a la dignidad humana. La República Bolivariana de Venezuela reitera que el diálogo constructivo es la única vía para instalar la paz duradera entre ambas naciones y en la región del Medio Oriente” (Caracas, 9 de julio de 2014).

El pueblo venezolano, nuestros niños y niñas, las organizaciones sociales revolucionarias, elevamos nuestro clamor por la paz mundial, por la paz para los y las palestinos; una paz que es, inevitablemente, resultado de una lucha concreta, de la búsqueda de una sociedad más justa que es antagónica al capitalismo y que debe, a nuestro juicio, estar cimentada en los más altos valores socialistas.

¡Que viva Palestina Libre!
¡Abajo el imperialismo!

¡Avanzada Popular!

¡Con el Sionismo NADA! Que los Países Dignos corten toda relación con Israel!

 

“Respetamos a todos los pueblos del mundo. 

Queremos armonía y paz universal,
que se acabe la era de los imperios
que agreden a los más débiles.”

Comandante Hugo Chávez – II Gabinete Móvil Comunal.
Barquisimeto, estado Lara; 06 de mayo de 2006.

IMG-20140725-WA0012

A %d blogueros les gusta esto: