Archivos diarios: julio 2, 2014

La Crítica a Maduro, la Reestructuración del Estado y el Congreso del PSUV:

En este momento político se han abierto dos espacios para profundizar la acumulación revolucionaria y la profundización de los cambios políticos en Venezuela, a partir de la crítica y la auto-crítica; no sin polémica y sin aprovechamiento de las contradicciones en el chavismo por parte del enemigo (completamente normales y entendibles). Esos dos boquetes son: la anunciada reestructuración del Estado y el Congreso del PSUV. En ese sentido, hay aportes que deben hacerse, siendo ministros, voceros al congreso o simples mortales.

Es importante establecer varios puntos de partida. Primero, que no entendemos la crítica desde una lógica individualista y liberal. Es decir, no reivindicamos todo tipo de crítica y a costa de lo que sea. Las críticas son pertinentes y generan saldos revolucionarios en un momento y en unas circunstancias, o son impertinentes y no generan saldos revolucionarios en otros momentos y otras circunstancias.

Si la crítica interna en el chavismo se hace desde la humildad, de la mano de propuestas (no solo para negar, sino también para justificar proposiciones), a partir de la construcción de base, del compromiso y con objetivos revolucionarios, que fortalezcan, consoliden y unan, entonces la crítica cumplirá un fin justificado en la Revolución y no beneficiará al enemigo del pueblo.

Pensamos además, que el problema aquí no es Nicolás, a quien ahora sin reparos le cargan todas las responsabilidades, le descargan toda la culpa de la crisis revolucionaria, la crisis capitalista y la crisis civilizatoria toda. Incluso quienes no tuvieron el brío de criticar a Chávez, dada su autoridad moral y ascendencia sobre el movimiento revolucionario.

Eso no es justo bajo ningún pretexto. Catadores y opinadores revolucionarios, le exigen a Maduro una conducción impecable del movimiento revolucionario venezolano ante la más grande y organizada arremetida del imperialismo. Esperemos de verdad, no le terminen dando comidilla al imperialismo ni desmovilizando aún más a nuestro pueblo en este complejo y confuso momento.

Hay que criticar a Maduro, pero hay que ayudar a Maduro. Hay que hacer de Maduro, no un Chávez, sino un líder revolucionario maduro, que cumpla su papel sin estar a la sombra de nadie. Quien pretenda juzgar a Maduro según el molde y la comparación con Chávez, no solo está siendo idealista y ahistórico, sino que está reproduciendo una tendencia que en nada ayuda a construir la dirección colectiva del proceso revolucionario y que pulverizará moral y políticamente a quien deba asumir ese difícil rol en un momento determinado. Este pueblo parió a Chávez como parió a Maduro, de las luchas, de la indignación, de la humildad, de la rebeldía (y parirá a muchos más si es necesario); pero hasta ahora, quien por diferentes razones se ganó la confianza de la mayoría del pueblo trabajador fue Hugo Chávez y fue él quien transfirió esa confianza y toda la responsabilidad a Nicolás Maduro, por eso, buscar debilitar ese liderazgo solo puede tener fines mezquinos. Iniciar una discusión por el principal liderazgo solo abriría una caja de pandora que sería hartamente agradecida por el enemigo mientras nos mordemos la cola. Esa razón principalísima deben entenderla algunos y algunas.

Chávez aprendió a ser Chávez, Chávez no llegó a la Presidencia aprendido. Llegó hablando de capitalismo humano y llamando “papá” a Miquilena y “hermano” a Rosendo. Llegó impulsando planes completamente asistencialistas como el Plan Bolívar 2000. Pero el pueblo, las circunstancias y las acciones revolucionarias le llevaron a declarar esta Revolución como antiimperialista y socialista, a ir de la Misión Barrio Adentro y el financiamiento de proyectos comunitarios a la construcción de Consejos Comunales, Comunas y Gobierno Popular. Fue un proceso.

Reestructuración del Estado y PSUV:
A propósito de eso, a Maduro, a la Dirección Político Militar Colectiva de la Revolución, hay que plantearle algunas cosas. Se abren quince días para la reestructuración del Estado y está en puertas la realización del Congreso Nacional del PSUV, por lo que es una buena oportunidad de decir algunas verdades y elevar algunas propuestas.

El PSUV:
Primero, hay que decir que lo sustantivo de la reestructuración del Estado no va separado de lo subjetivo de la construcción de un instrumento revolucionario. Muchos de los planes, de las políticas más transformadoras, se estancan y se diluyen por falta de cuadros militantes de la Revolución en el Estado. No se trata solo de militancia chavista (que ya hay), ni solo de buenos gerentes (que también hay), se trata de cuadros que comprendan cabalmente la dimensión de la tarea de construcción del socialismo y construcción de un Estado que lo apalanque, que exprese el nuevo poder revolucionario y la nueva gobernabilidad popular y revolucionaria; que no solo obedezca al pragmatismo y la tele-política, sino que valorando lo decisivo de la táctica cotidiana, también concatene y relacione como un todo, esas acciones y sus consecuencias estratégicas; cuadros que sean ejemplo de trabajo, moral y abnegación, que tenga como objetivo ganar al pueblo para la revolución casi sin necesidad de decirlo y cuando lo digan, sean capaces de darle profundidad conceptual y razón teórica-estratégica a las acciones.

Esto no tiene nada que ver con tener una fábrica de guayaberas rojas, mencionar el amor al comandante supremo mil veces en una oración (como anticipándose a cualquier duda), ni tiene que ver con bajarse de una moto V-Strom y pedirle paso en el tráfico a nadie. La Revolución Bolivariana tiene grandes cuadros y grandes militantes que se han destacado en la lucha social y política desde hace tiempo, miles de mujeres abnegadas que han preferido enfrentar a todo el cerco machista antes que dejar de apoyar a la revolución de Chávez, entre otros sectores, pero para la tarea de Estado, es necesario que esta formación no sea accidentada y empírica, pues tarda a veces el doble y el triple de tiempo. La razón del partido es ser precisamente la memoria colectiva del pueblo revolucionario, entonces mal podríamos esperar que surjan cuadros dirigentes por pura ósmosis y espontaneísmo.

Es por ello, que no se entiende que a estas alturas, teniendo ya siete años, el PSUV aún no tenga -salvo un intento truncado que pasó a manos de Héctor Navarro y murió-, una verdadera y poderosa escuela de formación de cuadros. La ultraderecha si la tiene y tienen incluso convenios de estudios en Francia y Alemania para la formación de sus cuadros. Genera gran sospecha que el partido socialista más grande de América Latina en un referente fundamental que es Venezuela, no tenga una política de formación de su militancia. Una cosa es que el PSUV en su condición original sea un partido de masas y otra que no forme a su militancia para que esas masas sean cada vez más sujetos y cada vez más combatientes integrales del socialismo.

Además y fundamental, es que el partido deje de ser una maquinaria electoral y se convierta en una síntesis de los movimientos sociales y populares potenciando estas mismas luchas que son la aspiración socialista, orientándolas, encausándolas, dándole mirada de totalidad y contenido político de construcción de poder revolucionario. De ésto ya se ha dicho demasiado en las R, R al cuadrado, al cubo, etc., etc.

Propuesta 1: Construir la Gran Escuela de Formación del PSUV y el Partido Movimiento.

Reestructuración: Poder Popular, Pueblo-Estado, Economía Socialista y Gestión Socialista
Es obligatorio profundizar en la concepción socialista del Estado y aclarar que no es solo un buen Estado bien administrado al estilo eficiente de las empresas y corporaciones. Se trata de un Estado que debe reconstruirse en el sostén del pueblo organizado, transfiriendo Poder al Pueblo, con el Pueblo tomando y disputando ese Poder a pesar de los reformistas desconfiados y mezquinos.

Se trata de un Estado cualitativamente diferente constituido para desarrollar los grandes fines que la mayoría trabajadora le ha legado como expresión de sí misma, como expresión de su organización como clase, una plataforma totalizada que centraliza recursos y poder para garantizar la concreción de las políticas que igualen socialmente a quienes fueron desiguales, que eleve al pueblo pobre y elimine las odiosas diferencias sociales.

Pero este Estado en sí no se constituirá solo por designio de expertos, sino que se materializará solo si es la expresión del mismo pueblo incidiendo con su organización consejista en las pequeñas y grandes decisiones de la vida del país, sujetando las decisiones de ese Estado a sus necesidades y prioridades y constituyéndose también en fuerza democrática popular dispuesta a defender éste, su Estado, a costa de lo que sea, fundiéndose en un solo organismo con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana que por su origen independentista y popular, es de inclinación trabajadora y humilde.

Propuestas 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8:
– Consolidar los órganos y consejos del Poder Popular.

-Dar papel beligerante a las organizaciones del Poder Popular aglutinando en una plataforma o Congreso Nacional del Poder Popular, a enlaces y vocerías de las diferentes organizaciones del Poder Popular con instancias ejecutivas y dinamizadoras.

-Transferir cada vez más competencias en el manejo de bienes y servicios al Poder Popular.

-Constituir circuitos agro-alimentarios basados en la articulación de productores, entes de distribución del Estado (Mercal, PDVAL, Abastos Bicentenarios, etc.) y mercados comunales, populares y socialistas, a fin de ir sustituyendo progresivamente cadenas productivas y redes de cooperación económicas autónomas de la dinámica especulativa capitalista. El Estado debe apoyar la constitución de estas redes para ir sustituyendo la gran cadena de importación a que nos han obligado los capitalistas nacionales, así como a los intermediarios que revenden y especulan quebrando al productor, al Estado y a los consumidores y las consumidoras finales.

– Centralizar la importación de los principales insumos y artículos necesarios para la producción a fin de vencer el bloqueo de FEDECAMARAS.

– Constituir una instancia que se asuma como Consejo Nacional del Poder Popular y Movimientos Sociales, que cumpla una función de consulta y orientación al Presidente Obrero Nicolás Maduro como verdadera expresión de base del pueblo revolucionario.

– Generar una legislación especial anti-sabotaje que permita tomar medidas especiales contra aquell@s servidores públicos o servidoras públicas que participen, co-honesten o ejecuten acciones de sabotaje, corrupción o de bloqueo u obstaculización de las políticas revolucionarias, con potestad colegiada entre la dirección institucional y los consejos de trabajadores/as, a fin de darle una composición revolucionaria a las instituciones y no tener que seguir lidiando con vestigios del viejo Estado o elementos oportunistas que retrasan la construcción del socialismo mientras se amparan en las mismas defensas laborales que ha creado la revolución.

– Nacionalización de las principales empresas y fábricas para sectores estratégicos de la sociedad (por ejemplo, en el sector alimentos y bebidas solo 5 empresas representan el 50% de la Producción Nacional Bruta, es decir, un completo monopolio que le da a la oligarquía el poder de arrinconarnos cuando se le venga en gana).

Hasta aquí algunas propuestas para aportar a este debate, si no en el Alto Mando por lo menos en nosotros y nosotras como pueblo, como el Gran Mando Estratégico Revolucionario que somos.

¡Vamos Pueblo, Carajo! ¡Seamos como Chávez, Carajo!

Colectivo Avanzada Popular

COMITÉ DE SOLIDARIDAD CON LOS PUEBLOS ARABES Y DE ORIENTE MEDIO

Caracas 24 de Junio 2014.

El Comité de Solidaridad con las Luchas antiimperialistas de los Pueblos Árabes y de Oriente Medio condena agresiones militares de la entidad sionista de Israel contra Siria y Gaza.

El pasado 15 de junio un ataque militar israelí costó la vida al niño palestino de 7 años Ali Abdel Latif. En los pasados 22 y 23 de junio tomando como excusa un ataque que probablemente proviene de los terroristas fascista y mercenarios que combaten por recolonizar a Siria que ha costado la vida a un niño israelí de 14 años, el ejército israelí ha lanzado un ataque contra posiciones del Ejército Árabe Sirio. En el ataque realizado mediante cazabombarderos, tanques y morteros han muerto 4 valientes soldados sirios y otros 9 han quedado heridos.

Para los sionistas sus niños muertos sirven de excusa para golpear a Palestina y a Siria. Los niños palestinos y sirios muertos por los ataques israelíes y por los ataques de hordas terroristas apoyadas por Israel no cuentan. Esa es la concepción inhumana del sionismo.

Nuestro Comité de Solidaridad condena enérgicamente los actos militares de una entidad ilegítima, militarista, fascista y agresiva como es Israel.

Saluda la resistencia heroica de la República Árabe Siria y del Pueblo palestino contra el imperialismo y el sionismo.

Rendimos homenaje a los caídos del E.A.S. y a todos los sirios mártires en su combate por la independencia y la libertad.

Comité de Solidaridad con las Luchas Anti-imperialistas de los Pueblos
Árabes y de Oriente Medio

*لجنة التضامن مع الشعوب العربية وشعوب الشرق الأوسط في نضالها ضد الإمبريالية*

Contactos:

E-mail:solidaridadantimperialista@gmail.com
Página de facebook:
https://www.facebook.com/comitedesolidaridad<https://www.facebook.com/comitedesolidaridad?ref=hl&gt;
Grupo https://www.facebook.com/groups/670270013034863/

A %d blogueros les gusta esto: